Receta de rosquetes bolivianos Media, Frío o Semifrío, Bolivia

Una crujiente masa dulce cubierta con merengue que nace en el siglo XVIII, inspirada en la rosquilla española pero hecho con ingredientes franceses. Con una receta de huevos, harina, canela, anís y un poco de licor para agregar más sabor a este rico postre, obtendrás uno de los dulces típicos más famosos de Bolivia. Su presencia no falta en Semana Santa, Corpus Christi y fiestas cívicas. Dulcerías y vendedores ambulantes ofrecen este dulce en plazas y en carreteras de esta nación. Degustado en días soleados y acompañado con una rica taza de chocolate caliente, deleitarás tu paladar con un delicioso pan dulce.


Ingredientes:


  • 10 Huevos
  • ½ Copa de brandy (se puede usar coñac o el licor a su preferencia)
  • 1 Cda de canela
  • 2 Tazas de harina de trigo
  • 1 Cda de anís
  • 1 Cda de polvo para hornear
  • Agua de 1 limón
  • Azúcar (lo necesario)

Preparación:


  1. Ponemos a hervir en medio vaso de agua el anís, dejamos enfriar y reservamos.

  2. Separamos las yemas y las claras de los huevos, batimos las yemas en un tazón hasta que se obtenga una crema suave.

  3. Agregamos la canela, el agua de anís, el brandy y seguir batiendo la mezcla. Añadir poco a poco la harina cernida y mezclamos hasta obtener una masa un poco seca.

  4. Con las manos un poco enmantecadas, amasamos en una superficie hasta tener una masa suave. Tomamos trozos de masa y formamos unos aros un poco grandes.

  5. En una olla ponemos a hervir con suficiente agua los rosquetes hasta que floten en la superficie. Dejamos secar los rosquetes.

  6. Una vez secos los rosquetes, hacemos pequeñas inserciones con la ayuda de un cuchillo. Se colocan en una bandeja previamente enmantecada y se introducen al horno a 180°C por 10 minutos o hasta que estén dorados.

  7. Dejamos enfriar.

  8. En un tazón batimos las claras de huevo para obtener un punto nieve, agregamos el jugo de un limón y poco a poco el azúcar. Seguimos batiendo hasta que se una los ingredientes y obtenga el punto nieve.

  9. Tomamos los rosquetes y con la ayuda de una brocha los pintamos con la crema batida. Dejamos enfriar y ¡a comer!.